Cada país cuenta con diferentes sabores, que son propios, como ejemplo en Francia, que nos encontramos con aromas y sabores únicos. Si hablamos de bollería en el desayuno, no hay nada más típico que comer unos buenos croissants, ideales para saborear un buen desayuno, con un sabor recomendable. Un buen croissant debe acompañarse con un café, que es algo también muy típico, aunque puedes variar y tomar un chocolate, que también se estila mucho en Francia. La gastronomía de Francia es muy destacada por sus sabores y por sus aromas, que gustan mucho a los turistas.

francia.jpg

En muchos platos nos encontramos con aromas muy tradicionales a hierbas, porque las finas hierbas es un elemento en la cocina muy interesante, que aporta un aroma sobre todo muy intenso. Se suele usar en carnes, quesos y demás. No podemos olvidar sabores tan intensos como los de los diferentes quesos, cada uno con una cremosidad, intensidad y aroma diferentes totalmente. Es uno de los sabores que no te puedes perder, porque entrar en una quesería es algo casi mágico. De seguro que os gustará el sabor de un buen queso francés.

Por otro lado cabe destacar que Francia tiene muchos sabores, como por ejemplo los de los diferentes tipo de pan, las carnes, el buen pescado, entre tantos otros alimentos. Gracias a que la cocina francesa es tan variada, podemos disfrutar de muchos alimentos, sabores y aromas únicos, que serán buenos compañeros de viajes y además inseparables, que es algo importante y a tener en cuenta.

Vía|Absolutfrancia