Hay ciudades que fueron destruidas por la guerra, invadidas por los soldados enemigos y que todavía quedan ahí para recordarnos que la historia es una cruda realidad que nunca se olvida. Oradour-sur-Glane es una ciudad que actualmente es una ciudad abandonada, después de que en 1944 fuera invadida por soldados alemanes, que además asesinaron a sangre fría a más de 600 habitantes y ciertamente es uno de los episodios negros de la Francia de esta época.

ciudad-guerra.jpg

Esta ciudad es testigo mudo de lo que una vez ocurrió en Francia y de la forma tan cruel como los soldados alemanes invadieron la zona, destruyeron todo a su paso y como asesinos que eran, asesinaron a muchos habitantes, algo que es una atrocidad, que no tiene ninguna justificación ni es comprensible. Desde entonces la ciudad ha quedado totalmente despoblada, con las casas en ruina, tal y como quedaron en aquel año 1944 y ciertamente pasear por estas calles hoy es como caminar por la historia.

Son muchas las personas que pasean por sus calles, para sentir la historia correr ante sus ojos, para ver las casas tal y como quedaron en aquel año 1944. Es una ciudad fantasma en la que se puede ver a algunas personas que pasean por sus calles, curiosos que quieren ver la ciudad de cerca, para sentir en primera persona la sensación de estar en este lugar, que un día fue invadida por los soldados alemanes. Es una de las muchas ciudades que quedaron destruidas a causa de la guerra.