Este hecho de la bajada de impuestos es algo que se venía anunciando desde hace tiempo, pero que acaba de producirse. El IVA ha sido lo que se ha bajado y de una manera bastante importante, porque a partir de ahora todos los establecimientos y con eso el gobierno pretende que los restaurantes y bares del país bajen también los precios, pero algo muy diferente de lo que finalmente ha acabado sucediendo con todos estos restaurantes. Se pretende que el consumo suba, sobre todo de cara a este verano, que es una época en la que se dan cita muchos turistas en Francia para disfrutar.

restaurante.jpg

Tan sólo el 30% de los establecimientos han reducido en parte sus precios, por lo que los turistas podrán disfrutar de unos productos más baratos que hace unos meses, algo muy agradable y que de seguro traerá consecuencias positivas como un aumento del volumen de venta, mientras que los negocios que han dejado igual sus precios, conseguirán un mayor beneficio, gracias a la bajada del IVA, que ha sido un factor determinante en estos tiempos de crisis.

Sin duda alguna el gobierno esperaba que los establecimientos hicieran una rebaja, pero nunca obligó a que se hiciera, sino que cada uno tomara la decisión más oportuna y que más le conviniera. Una bajada de precios es siempre muy atractivo para el turista, que puede consumir mucho más por menos precio y cuando estamos de viaje, siempre suele gustar mucho ver unos precios atractivos, baratos para nuestro bolsillo y sabrosos para nuestro paladar. Al menos algunos restaurantes tienen unos precios más económicos.

Vía|Absolutfrancia