El presidente de Instituto Nacional de Cáncer ha comentado que beber vino aumenta el riesgo de padecer cáncer y que debe moderarse su consumo. Este anuncio llega un poco tarde y es algo que tan sólo se debe al afán de protagonismo de esta persona, porque todos sabemos, o deberíamos saber que el alcohol es cancerígeno, por lo que si bebemos alcohol, tendremos más posibilidades de padecer un cáncer en el futuro, pero es algo que asumimos y cada uno corre con las consecuencias de sus actos.

vino.jpg

Decir que el vino es cancerígeno es simplemente crear una polémica y más en Francia, donde el vino es una de las bases de la economía y uno de los grandes atractivos. El vino es cancerígeno, pero también lo es otras bebidas famosas como el tequila y todas las que tengan alcohol. Si tenemos que elegir entre bebidas con alcohol menos perjudiciales y además que tengan beneficios, elegiremos sin duda el vino, por lo que dentro de esos efectos negativos, nos encontramos otros que son positivos.

Nadie va a dejar de tomar vino por lo que diga una persona, porque ya sabemos que tiene alcohol y sabemos que muy bueno para el hígado no es, pero lo importante en estos casos es la moderación, porque no es lo mismo tomarse una botella de vino a diario, que un vaso o copa. La moderación con el alcohol hace que los efectos negativos se reduzcan de manera considerable. Todos sabemos que siempre hay que moderar todo en cuestión de comidas y bebidas.