La cultura gastronómica francesa es de lo más interesante, aunque en la alimentación habitual, los franceses suelen usar una serie de alimentos bastante reducida, dejando las comidas especiales para los días que así lo requieran. En Francia se suele desayunar de una manera muy ligera, con un café y un panecillo o algún tipo de pan francés, que pueden acompañar con algo. Es complicado generalizar, ya que cada francés tiene sus gustos

comida-francia.jpg

El almuerzo en Francia suele ser una comida más fuerte, como en muchos otros países. En este almuerzo, suelen tomar una sopa, que es algo muy habitual en Francia. Además de la sopa, pueden tomar algo de carne, legumbres o mezcla de ambas cosas. También la verdura juega un papel importante en el almuerzo habitual, aunque depende de los gustos de cada uno.

La noche es un poco repetición del almuerzo aunque en menor cantidad. En la cena, también nos encontramos con una sopa y seguida de otros alimentos varios, que dependerán de lo que cada uno tenga en la nevera y demás. Como pueden ver, la sopa es algo que gusta mucho en Francia y que no puede faltar, así como un café tras el almuerzo. También el pan, al igual que ocurre en Francia, suele acompañar muy bien a las comidas.