Lo cierto es que el hecho de que los comercios cierren los domingos supone un menor atractivo en cuanto a lo turístico se refiere, ya que los turistas quieren siempre encontrarse las tiendas abiertas, para poder ver y comprar. A pesar de las leyes actuales, Francia están pensando en cambiar algunas para que poco a poco se pueda abrir los domingos, algo que favorecería el turismo y sería muy atractivo para los turistas que viajan a París, ahora en verano o posteriormente en otra época del año.

compras.jpg

París es una ciudad que tiene mucha vida entre semana gracias a sus comercios, pero durante los domingos se vuelve una ciudad con menos vida, por lo que los turistas no les apetece tanto estar un domingo en París, ya que no es tan atractivo como visitar la ciudad durante el fin de semana. Es sencillamente una idea muy buena por parte del gobierno, ya que esto atraerá a muchos turistas, sobre todo ahora con el buen tiempo, que es muy bueno para la ciudad y para el país entero por supuesto.

Siempre se ha relacionado el domingo con el día de descanso, pero para poder hacer que los turistas vengan con mayor frecuencia a París, hace falta que los comercios acaben abriendo este día, porque es una muy buena forma de que estén entretenidos y además puedan hacer alguna que otra compra, que siempre gusta mucho, tanto a los comerciantes porque ganan dinero, como a los turistas, que encuentran lo que necesitan o cosas curiosas, que es ideal.